Emprender: Capítulo 2 – Fer

Después de varias semanas de trabajo intenso durante el mes de la niñez, retomamos nuestra actividad de escritura del blog para continuar con la historia de nuestra juguetería.
En junio publicamos la nota sobre la historia de Lu, un relato dedicado a las y los emprendedores en este difícil momento que nos tocó vivir.
Lu nos recordó que emprender es tomar la sartén por el mango, tomar las riendas de nuestra vida, un poco decidir con las cartas que nos tocaron e intentar con amor y paciencia avanzar, dar poco a poco un paso y luego otro.

La historia de Fer habla un poquito sobre eso que llamamos “destino”.

Fer comenzó a trabajar en Lo de Rodolfo cuando la juguetería abrió su primer showroom, hace ya por lo menos tres años atrás.
Hoy en día se dedica al trabajo en redes sociales, a hablar con los clientes y tomarles fotitos a los juguetes.

Fernanda nació hace ya más de 30 años, en Santiago de Chile y estudió todos los años de escolaridad en un colegio Waldorf. Desde chiquita tenía que explicar a muchas personas que su escuela no tenía notas, que en su escuela no se usaba uniforme, entre otras tantas cosas más. Ella estaba acostumbrada y ya a los 9 años se sabía más o menos de memoria las respuestas que tenía que dar.

Unos años más tarde su vida dio un gran giro y decidió embarcarse en lo que sería su más grande aventura

Mucho más grande, a sus 16 años, un profesor de la escuela le contó que Antonio, un niño de quinto grado, estaba teniendo muchos problemas para hacer sus tareas, y que necesitaba a alguien que lo acompañe por las tardes. El profesor le propuso a Fer si ella quería tomar ese trabajo. Algo que desde muy pequeña le pasaba a Fer, era la necesidad de ayudar y acompañar a los más pequeños de su grupo, a los niños o las personas que estuvieran un poquito excluidas, así que la propuesta de su profesor pareció una gran idea. Fue así como estuvo un año acompañando, jugando y haciendo las tareas con Antonio.

Unos años más tarde su vida dio un gran giro y decidió embarcarse en lo que sería su más grande aventura, ir a estudiar a Buenos Aires. ¿Por qué Buenos Aires? Bueno, por que quedaba lo suficientemente lejos como para ser aventura y lo suficientemente cerca como para tomar un avión y en dos horas volver a la casa de su mamá. ¿Y estudiar qué cosa? Cine, así es, estudiar cine para algún día transformarme en documentalista.
¿Pero y de qué vas a trabajar? Cuidaré a l@s niñ@s de las escuelas Waldorf.

Fue así como comenzó este nuevo camino: una hojita de papel pintada con pastas de cera y letra bien bien Waldorf y el texto: cuido a los más pequeños.
Fer se levantó en la mañana, tomó el colectivo, habló con las maestras de la escuela Waldorf para ver si podía pegar el cartelito en su pared. Ellas les dijeron que sí, entonces pegó con cinta el anuncio y volvió nerviosísima a su casa.

Y aquí entra Lu, quien fue a la mañana a dejar a su hijita a la escuela, vio el cartelito de Fer y se anotó su número con una pequeña esperanza de solucionar el tema de la niñera.

El llamado telefónico: Fer preparaba la cena, cuando escuchó que sonaba el celular, del otro lado le habla Ariel, un padre nervioso por solucionar el tema de la niñera. Le dice a Fer “necesitamos a alguien en tiempo completo”, Fer duda, pero no dice que no, porque algo muy adentro suyo le hace sentir que ese es el camino, pero ya es tarde, Ari se disculpa y corta el teléfono.
Entonces Fer, esta vez sin dudar, vuelve a llamar y le propone a Ariel y Lu de reunirse y conocerse.
Así que a la mañana siguiente tomó otro colectivo para conocer a esta nueva familia:
La hijita pequeña hace morisquetas y da saltitos por toda la casa llamando la atención, mientras Fer piensa “Bien, le caí bien a la bebita”. Ariel prepara el mate mientras juega con su hijita y le pregunta cosas a Fer, con la evidente intención de hacerla sentir cómoda. Y sí, lo logró, toda la escena es una ternura.
Aparece Lu y se une a la charla, conversa y pregunta:

– ¿Qué estudiás?
– Estudio cine.
– Yo también estudié cine.

Entonces Fer que miraba el lugar buscando señales, encuentra la señal perfecta para decir: Listo, quiero que este sea mi nuevo trabajo.

Y así pasaron un par de años, hasta que Fer terminó sus estudios y decidió con mucha tristeza, dejar la casa de Ariel y de Lu. Una ruptura necesaria para trabajar en nuevos caminos, esta vez el de documentalista, que, a poco a poco, pasito a pasito comenzó a dar sus primeros frutos.
Pero no pasó ni un año de ruptura hasta que otra vez sonó el teléfono: era Alice, la socia de Lu en Lo de Rodolfo, invitando a Fer a trabajar con ellas en el nuevo showroom. Y sin necesitar señales Fer dijo que sí a esta nueva etapa.
Alice es publicista y fotógrafa, así que durante muchos meses le enseñó a Fer cómo sacar hermosas fotografías de los juguetes, editarlas de manera correcta y armar publicaciones en redes sociales. Le enseñó a poner en práctica lo que sería una de sus grandes herramientas de trabajo.
Y Fer con sus dotes para trabajar con niñ@s, tenía la paciencia para jugar y lograr lindas fotos, como también para entretener a l@s pequeñ@s mientras madres y padres recorrían la juguetería.
Y cuando le preguntaban sobre juguetes Waldorf y sobre la pedagogía, era muy fácil, nada más contaba cómo fue su infancia en la escuela.

Y así un día se dio cuenta que todo lo que había aprendido en su vida lo estaba volcando en su trabajo con Lo de Rodolfo: Ayudar a l@s niñ@s, filmar, tomar fotografías, aplicar su experiencia desde la pedagogía Waldorf, y lo más importante, tener compañeras de trabajo que entienden y acompañan su labor de documentalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .