¿Cómo elegir los juguetes?

Muchas personas nos escriben en nuestra redes sociales para saber cómo elegir el juguete adecuado. Es por eso que decidimos escribir esta nota para contarles cuáles son los parámetros que consideramos en el momento de encontrar un buen regalo.

Lo primero que debemos saber es que tanto los padres, las madres y tutores de los niños, conocerán muy bien cuáles son las necesidades e intereses de sus hij@s, es por eso que el primer paso es preguntar o preguntarse qué elementos están buscando sus hij@s para desarrollar sus habilidades y explorar el mundo, es decir, para jugar.
Sabemos que muchas veces las respuestas pueden ser que sus niñ@s buscan los recipientes de la cocina, los cucharones de madera, adornos de la biblioteca o incluso nuestros celulares! Cuando nos encontramos con estas respuestas, los invitamos a hacernos la siguiente pregunta: ¿qué hace su hija o hijo con estos elementos?
Cuando hacen ruidos con los cucharones o buscan elementos para meter dentro de los tuppers de la cocina, podemos traducir esta necesidad en una buena caja con bloques para guardar, como también instrumentos de percusión para reemplazar el cucharón de madera.

En el caso de los aparatos electrónicos y especialmente los celulares, se transforman en elementos de gran interés por que l@s niñ@s nos observan todo el día, y es inevitable para ellos sentir una gran curiosidad por ese objeto que parece ser tan importante para nosotr@s. Pero desde la pedagogía Waldorf no aconsejamos compartir estos elementos con l@s niñ@s, ya que no aportan a su desarrollo, sino que por el contrario pueden ser muy perjudiciales para su salud.

El juego en las distintas etapas

Comenzaremos por el primer año de edad.
Durante el primer año el desarrollo de la musculatura es fundamental para lograr vencer a la gravedad, levantarnos y caminar. Uno de los desafíos más grandes del ser humano.
A su vez el sentido del tacto es uno de los sentidos que está más a flor de piel, y con el cuál podremos motivar a l@s niñ@s para activar el movimiento desde el juego.
Aquí aparecen entonces las ruedas en casi todos los juguetes.
El juguete debe ser simple, robusto, fácil de sostener, con texturas atractivas para estimular el tacto y por supuesto que invite al movimiento.
Recomendamos para este momento la sonaja, el caballito con ruedas, las combis, y los collares de lactancia.

Desde el primer año hasta los 3 añitos.
A partir del primer año l@s niñ@s comienzan a desplazarse por toda la casa con mucha facilidad, y por lo tanto a agarrar todas las cosas que encuentren.
El movimiento ya es parte de ellos y trasladarse se transforma en uno de sus pasatiempos.
Los bloques de madera son un gran juguete para esta etapa, sobre todo si vienen en una cajita o bolsa para guardarlos.
El juego será sacar los bloques y volverlos a guardar, ponerlos sobre carritos con ruedas y llevarlos por toda la casa.
Es más divertido si aparecen diferentes formas y tamaños, ya que a los dos años comienza la necesidad de clasificar esos bloques por colores, clasificar por formas y armar torres.
Recomendamos los rompecabezas de estilo mandala, su variedad de colores y formas son fundamentales para estos juegos.

 

Tres añitos y el juego narrativo
A los tres años aproximadamente ocurre uno de los cambios más importantes: l@s niñ@s dejan de hablar en tercera persona y comienzan a nombrarse a sí mismos como “yo”.
Esta conciencia de sí mismos nos da a entender que poco a poco van entendiendo la noción de tiempo, del ayer y el hoy, de que mañana sucederá esto o aquello. Y esta hermosa revelación transforma el juego y todo se vuelve historias.
Aparecen con mucha fuerza los muñecos, las casitas, y los bloques se transforman en árboles, caminos o cercas de una granja.
Sigue la necesidad de explorar con las formas y las torres pero rápidamente la torre se transforma en un castillo y llegan los muñecos a ilustrar una historia.
Recomendamos también los libros de cuento, ojalá sin dibujos, ya que en sus cabecitas esas imágenes están de forma mucho más vívida de lo que puede ser una ilustración.
También recomendamos el arcoíris, que será un gran complemento a los bloques para armar hermosas escenografías.

 

Los más grandes
Ya de los 5 a los 7 años, nuestr@s niñ@s parecen más grandes y el intelecto comienza a activarse poco a poco.
Los rompecabezas se transforman en una nueva atracción, el desafío de armarlos fuera y dentro de la base es una prueba que los motiva mucho.
También son atractivos los juegos de mesa como el dominó, que además nos invita a contar y poner en práctica lo que vamos aprendiendo con los números.
El arcoíris y los bloques siguen participando pero esta vez con metas claras, l@s niñ@s sienten la necesidad por ejemplo de armar una torre con todas las piezas, sin que quede ninguna afuera.

Esperamos que esta nota l@s ayude a encontrar los juguetes adecuados.
Además, siempre pueden escribirnos en nuestras redes y al whatsapp para asesorarl@s de manera personalizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .